sábado, 29 de noviembre de 2014

"Era él mismo odio. Esta extrema sensibilidad, adecuadamente cultivada, puede proporcionar intuiciones objetivas -aunque esto es redundante, pues no hay otras- y las más aspirables validaiones. Odio que era actitud y proyecto. También yo odiaba y odio."

"Habría que agregar que pelearse le era necesario para vivir y pensar"

Carlos Correas

No hay comentarios:

Publicar un comentario