sábado, 2 de agosto de 2014



destruyo todos nuestros días por venir
en los sueños.
Los mato a la noche, al dormir
para no olvidarme que quizá, un día cualquiera
no estés a mi lado para cebar(me) mate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario