jueves, 20 de febrero de 2014

Quiero detenerme en un momento, tan sólo en un ínfimo y específico momento: ¿Recuerdas la manera en la que me abrazas después de hacer el amor?

Los ojos se me llenan de lágrimas. Me construyo, una por una, las pequeñas piezas del amor. Las miro como si fuesen únicas, y realmente –a mí manera- lo son; pero sin embargo, no las limito. Las comparto para ti porque son tus piezas; son nuestras piezas. Pequeñas partes que atamos con fuerza: son nuestro lugar. Si una se desprende o se debilita un poco: te reís, me río y por fin, nos reímos y volvemos a presionar con entusiasmo para poner cada cosa donde creemos que debe estar. Y así, sin apresurarme detengo las lágrimas porque sé que no tengo que llorar. Porque una pequeña pieza empieza a temblar, se mueve tímidamente para hacerme recordar lo viejo, lo sucio y vacío que dejé entrar; pero ahí es cuando la sostenes, y dándome un pequeño beso me decís: “No, amor”. Y comprendo –realmente lo hago- que no debo llorar con vos, porque cada pequeñas piezas se unen y se juntan porque ambos las sostenemos.
Sos mi compañero y por eso mismo cuando me abrazas luego de hacer el amor, sé que somos uno construyendo dos sueños. 

1 comentario:

  1. Detenerse en el tiempo, ir a un momento, recordar, revivir, que cosa linda.

    ResponderEliminar