miércoles, 9 de octubre de 2013

Insomnio

Como duele cerrar los ojos cuando todo explota por dentro.
Te dices una y otra vez que realmente hoy las cosas diferentes serán, pero luego vuelves a encontrarte repitiendo un viejo diálogo que jamás escuchas.
No son los mismos caminos, en sus particularidades son diferentes, pero la esencia perdura allí, aquel desasosiego vuelve. Son palabras profundas pero carentes de práctica, porque en sí, al final, todos terminamos explotando por dentro ya que jamás ponemos en acción al lenguaje.

1 comentario: