domingo, 22 de septiembre de 2013

Dicen que existe una pulsión de muerte;  ¿Es aquella  manera irreversible de vivir, o mejor dicho, de sobrevivir? El corazón late en una angustia, un desesperado llanto de dolor que nubla toda esperanza.  ¡Oh, sí sabrás que solo tú puedes darle un final, ya no llorarías! A veces –sí, realmente- es sólo creer que la fuerza no te ha de faltar.
Me quedaré en el silencio porque hay caminos que no volverán.
Hoy: decido por mí y en mí.

1 comentario: